Gastrum | Crisis COVID19- Cierre de Escuelas y Obesidad Infantil
1660
post-template-default,single,single-post,postid-1660,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Crisis COVID19- Cierre de Escuelas y Obesidad Infantil

En relación a la crisis por la pandemia actual de COVID-19 algunos científicos predicen que el cierre de escuelas debido a la pandemia de COVID-19 exacerbará la epidemia de obesidad infantil que se vive en muchos países.

Según investigadores de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia el cierre de escuelas relacionadas con COVID-19 duplique el tiempo fuera de la escuela este año para muchos niños en los EE. UU. Y exacerbará los factores de riesgo para el aumento de peso asociado con el receso de verano. El documento, ‘COVID-19, cierre de escuelas y riesgo de aumento de peso entre los niños’,  ha sido publicado en Obesity (la revista de la Obesity Society).

En muchas áreas de los EE. UU (pero también en nuestro país), la pandemia COVID-19 ha cerrado escuelas y no se espera que vuelvan a abrir este año escolar. Las experiencias en Hong Kong, Taiwán y Singapur sugieren que las órdenes de distanciamiento social, si se levantan después de períodos cortos, deberán restablecerse periódicamente para controlar los brotes de COVID-19.

Si bien se ha escrito mucho sobre la mala alimentación y la falta de actividad física en las escuelas, los datos muestran que los niños experimentan un aumento de peso poco saludable principalmente durante los meses de verano cuando están fuera de la escuela.

Por ello los investigadores de dicho estudio concluyeron que “Podría haber consecuencias a largo plazo para el aumento de peso mientras los niños están fuera de la escuela durante la pandemia de COVID-19″.La investigación muestra que el peso ganado durante los meses de verano se mantiene durante el año escolar y se acumula de verano a verano. Cuando un niño experimenta obesidad, incluso a una edad temprana, corre el riesgo de tener un peso más alto y poco saludable, hasta la mediana edad “.

En lo que respecta a la actividad física, el distanciamiento social y las órdenes de quedarse en casa reducen las oportunidades de ejercicio, particularmente para los niños en áreas urbanas que viven en pequeños apartamentos. Se espera que las actividades sedentarias y el tiempo frente a la pantalla aumenten bajo órdenes de distanciamiento social; los datos disponibles muestran que el uso de videojuegos en línea ya se está disparando. El tiempo de pantalla se asocia con experimentar sobrepeso / obesidad en la infancia, probablemente debido a los problemas duales del tiempo sedentario y la asociación entre el tiempo de pantalla y comer alguna cosa.

Los autores presentan varias intervenciones para reducir los factores de riesgo de aumento de peso no saludable durante el cierre de las escuelas una de ellas es que  a medida que las escuelas desarrollen su capacidad de enseñanza remota, deben hacer de la educación física una prioridad, con planes de lecciones en el hogar para la actividad física y / o clases de ejercicios en línea.

“La pandemia de COVID-19 es responsable de enfermedades y muertes generalizadas, forzando los sistemas de salud, cerrando economías y cerrando distritos escolares”, agregó. “Si bien es una prioridad mitigar su impacto inmediato, es importante considerar formas de prevenir sus efectos a largo plazo, incluidos los nuevos riesgos de obesidad infantil”.

No Comments

Post A Comment