Reflujo Gastroesofágico: Factores de riesgo, Prevención y Tratamiento - Gastrum
1666
post-template-default,single,single-post,postid-1666,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Reflujo Gastroesofágico: Factores de riesgo, Prevención y Tratamiento

 

tratamiento refllujo gastroesofagico almeria

El reflujo gastroesofágico es una enfermedad caracterizada por una sensación de ardor en la boca del estómago y también en el pecho habitualmente acompañada de otros síntomas como dificultad para tragar, laringitis, asma, alteraciones del sueño y el más frecuente: regurgitación (que ocurre cuando la comida retorna a la boca).

 

 

El refljujo gastroesofágico trae consigo, además de numerosas molestias, un elevado riesgo de sufrir alteraciones del aparato digestivo (úlceras esofágicas, esófago de Barret, sandrado digestivo, etc..).

Los principales factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad son:

Sobrepeso-Obesidad

Los estudios epidemiológicos sugieren que hay correlación entre la ERGE  (Enfermedad de Reflujo Gastroesofágico) y el índice de masa corporal (IMC). Se ha señalado que la ERGE se asocia tanto  con obesidad (IMC > 30 kg/m²) como con sobrepeso (IMC de 25-30 kg/m²).

La obesidad favorece la enfermedad de reflujo gastroesofágico por varios motivos, entre ellos un aumento de la presión intraabdominal que propicia un aumento del gradiente gastroesofágico en la unión gastroesofágica, mayor incidencia de hernia de hiato y mayor producción de bilis y enzimas pancreáticas. La parte positiva es que esa relación también se da a la inversa y la pérdida de peso se ha relacionado con la mejoría de los síntomas de la ERGE.

Factores dietéticos 

 
Los episodios de reflujo ocurren más frecuentemente después de las comidas. La reducción de la cantidad de comida ingerida por toma, del porcentaje de grasas y de la ingesta de determinados alimentos, como café, chocolate, té, tomate, picantes, cítricos y bebidas carbonatadas, son medidas que podrían limitar, en algunos casos, los episodios de reflujo al disminuir el número de relajaciones transitorias del esfínter esofágico inferior (RTEEI) y evitar descensos en su presión basal.

Ejercicio físico

Los síntomas de reflujo son frecuentes durante el ejercicio físico y se ha descrito el aumento de la exposición esofágica al ácido provocado por el ejercicio. El aumento de la presión intragástrica, la alteración de la barrera gastroesofágica y la disminución de la contractilidad esofágica son los mecanismos que favorecerían el reflujo gastroesofágico. Sin embargo, algunos ejercicios de entrenamiento basados en programas de respiración han demostrado mejoría de la barrera antirreflujo.


Tabaco y alcohol

Tanto el consumo de alcohol como de tabaco se  ha relacionado con el desarrollo de ERGE.

Prevención
Como vemos son varias los factores sobre los que podemos actuar a modo preventivo para evitar esta enfermedad que además de las molestias que ocasiona (que no son pocas) es peligrosa a largo plazo ya que el ácido gástrico que pasa al esófago además de causar irritación e inflamación de modo repetido a medio largo plazo puede hacer que aparezcan complicaciones más graves, entre ellos se favorece la aparición de la enfermedad esófago de barret que es de algún modo la “antesala” del cáncer de esófago.

 

 

Nuestro equipo médico actúa sobre dos de los factores de riesgo (programas dietéticos y trataminento del sobrepeso) con el fin de prevenir la enfermedad pero también cuándo ésta ya ha aparecido con novedosas técnicas que permiten tratar de forma endoscópica la enfermedad de reflujo gastroesofágico.
 
Infórmate sin compromiso solicitando cita gratuita con Gastrum.
No Comments

Post A Comment