Confinamiento: IMPORTANCIA DE UNOS HABITOS ALIMENTARIOS SALUDABLES - Gastrum
1659
post-template-default,single,single-post,postid-1659,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Confinamiento: IMPORTANCIA DE UNOS HABITOS ALIMENTARIOS SALUDABLES

Alfonso Gálvez Martín. Hospital Vithas Granada. Gastrum

 

hábitos saludables durante el confinamiento
En esta situación de cuarentena que estamos viviendo, la alimentación puede sufrir cambios de rutina causados por el confinamiento, pero no debemos olvidar que la alimentación es muy importante para mantener una buena salud física y mental.

 

Estamos en buen momento de ser más conscientes de nuestra nutrición y cuidarnos mejor, al tener más tiempo en casa, para que aquellos que detestaban la cocina o no sabían cocinar, comiencen a interesarse por ella, siempre procurando recetas fáciles o simples, nunca complicadas. Con esto evitaremos los alimentos ultra procesados, por ejemplo, en vez de comprar una salsa o una pizza, hacerlas caseras.

 

Es importante planificar la alimentación semanal y organizar la compra, teniendo en cuenta que no podemos, ni debemos ir todos los días al supermercado. Y, hacerlo procurando productos de mayor duración, sin olvidar los alimentos frescos. 

 

Con la compra ya en casa y antes de almacenarla, debemos higienizar todos los envases, con alcohol o solución desinfectante. En cuanto a las frutas y verduras, es recomendable sumergirlas en una solución de hipoclorito de sodio (lejía), en una proporción de 10 mililitros por litro de agua, durante 10 a 15 minutos.

 

En estos momentos debemos mantener unos hábitos saludables, con una dieta variada y equilibrada, consumiendo alimentos como el pescado, pollo, pavo, conejo, legumbres (1-2 a la semana), verdura y fruta variada (5 al día), huevos, lácteos (2-3 al día), aceite de oliva, pan, pasta y arroz (si son integrales, mejor). Limitar las carnes rojas, mantequilla y grasas saturadas (bollería, pastelería industrial). Beber abundante agua durante todo el día y no abusar del alcohol ni de las bebidas azucaradas. Las infusiones son una buena solución para conseguir beber líquido.

 

Todos estos alimentos son ricos tanto en macronutrientes como en vitaminas y minerales, que cuidan de nuestro estado nutricional y fortalecen notablemente nuestro sistema inmunitario, como ya hablamos anteriormente en otro artículo de nuestro blog.

 

Mantener un horario habitual de comidas, hace mantener un peso saludable y evita la ansiedad a la hora de comer. Está demostrado que las personas que comen pocas veces al día, disminuyen su metabolismo basal o gasto energético en reposo y queman menos grasa, además de mermar la cantidad de su masa muscular. Por todo esto, procure comer cada 3 horas, no picando entre comidas.

 

Hay que considerar hacer un desayuno, una comida y la cena, no olvidando las meriendas de la media mañana y tarde, tomando una fruta fresca, un yogurt, una gelatina o unos frutos secos. 

 

El desayuno, al ser la comida que rompe con el ayuno, debe ser en la primera media hora del día y contener las proporciones adecuadas de los tres grupos de macronutrientes: hidratos o azucares, proteínas y grasas. Y ¿qué alimentos formarían el desayuno ideal? El pan (integral), cereales, jamón serrano (por supuesto si es ibérico, mejor), yogurt, aceite de oliva o unos frutos secos.

 

El almuerzo, también debe contener los tres macronutrientes citados, en sus proporciones adecuadas, sin abusar de los hidratos. ¿El almuerzo adecuado? Pasta (integral), arroz (integral), patata, verdura, legumbre, y pescado, carne o huevo y nuestro oro líquido, el aceite de oliva.

 

La última comida del día, la cena, debe ser ligera tanto en cantidad como en hidratos, evitando, el arroz, la pasta y la patata. Entonces, ¿cuál sería la cena aconsejada? Aquí deberíamos ser más generosos con las verduras, ensaladas o frutas e introducir proteína, como el pescado, carne o huevo y el aceite de oliva.

 

Siempre que hablamos de proporciones adecuadas de macronutrientes en cada comida, hablamos de un 55-60% hidratos, un 30-35% de grasas y un 15% de proteínas.

 

Aunque no podamos salir de casa, procurar estar lo menos posible sentado o tumbado, mantenerse activo, para ello utilice la aplicación del móvil, procurando cumplir, si no los 10000 pasos diarios aconsejados, algunos cuantos y repartidos, que buenos serán y su cuerpo se lo agradecerá.

 


No Comments

Post A Comment