Gastrum | La obesidad de la madre incrementa el riesgo de cáncer de hígado en el hijo
2274
post-template-default,single,single-post,postid-2274,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

La obesidad de la madre incrementa el riesgo de cáncer de hígado en el hijo

La obesidad es el principal factor de riesgo de la enfermedad de hígado graso no alcohólico. Además hasta el 50% de los casos de cáncer de hígado diagnosticados en EEUU son consecuencia de trastornos de enfermedades como el hígado graso no alcohólico.

Ahora, nuevas investigaciones han concluido que la obesidad materna puede afectar a la salud de la descendencia en lo referente a enfermedades metabólicas y en concreto en el aumento de posibilidades de que los descendientes tengan cáncer de hígado. Lo más sorprendente del estudio es que tal asociación parece que puede darse a lo largo de varias generaciones.

Durante la investigación llevada a cabo con roedores, se les administró una sustancia para inducir cáncer de hígado en ratones obesos que habían sido alimentados con una dieta alta en grasas.

La obesidad materna inducida por una dieta rica en grasas causó la susceptibilidad de la descendencia al cáncer de hígado, y los investigadores establecieron que esta susceptibilidad era acumulativa a lo largo de generaciones. Además, las probabilidades de desarrollar cáncer de hígado aumentaron intergeneracionalmente. Por ejemplo, el riesgo en la descendencia de una madre y una abuela obesas era mayor que en la descendencia de una madre obesa y una abuela de peso normal. (Fuente: NCYT de Amazings).

Lo que parece evidente es que la obesidad es un problema de salud no solo para quien lo padece sino para sus descendientes.

Son varias las consecuencias que la obesidad paterna o materna puede tener en los hijos. Otros ejemplos de problemas de salud relacionados con la obesidad de los padres son:

.-Relación entre obesidad materna y desarrollo mental de los hijos

.-Obesidad y diabetes y mayor riesgo de autismo

.-Obesidad materna y relación con Trastorno Déficit de Atención

.- Obesidad en los padres, obesidad en los hijos

Como vemos, la obesidad puede ser un mal regalo para nuestros hijos. Por ello antes de ser padres es importante valorar hasta qué punto la obesidad puede condicionar determinados aspectos de la salud y calidad de vida y poner solución antes de la maternidad/paternidad.

En la actualidad las opciones para conseguir perder peso son muchas. Desde técnicas endoscópicas poco invasivas como el Balón Ingerible, Balón Intragástrico, Método POSE o Método Apollo hasta técnicas de cirugía de la obesidad permiten ayudar al paciente a conseguir el cambio de hábitos necesario y la consecuente pérdida de peso.

 

No Comments

Post A Comment