Gastrum | GASES: ¿Cómo evitarlos?
2414
post-template-default,single,single-post,postid-2414,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

GASES: ¿Cómo evitarlos?

Dr. ALFONSO GÁLVEZ MARTÍN

Los gases no revisten gravedad, pero son molestos para el paciente que los sufre y el origen puede ser debido a hábitos incorrectos o estar relacionado con la alimentación y en algunos casos pueden estar asociados a otros trastornos gastrointestinales. Suelen ser procesos de corta duración que finalizan con las medidas de soporte y/o farmacológicas apropiadas, con la defecación o la expulsión de los mismos por vía rectal u oral.

Los gases entran en el tubo digestivo de diversas formas:

  1. Por producción propia, por reacción de los ácidos del estómago con otras sustancias durante el proceso digestivo, por la fermentación de alimentos en el colon y por la difusión de gases desde la sangre al intestino.
  2. Por aporte externo, mediante deglución del aire de la atmósfera, al ingerir aire al hablar, respirar, comer o beber con normalidad. La deglución excesiva de aire en estos procesos se denomina “aerofagia” y las principales causas son: consumo de bebidas gaseosas, ingesta de alimentos considerados flatulentos, determinados hábitos como fumar, mascar chicle, respirar por la boca, hablar mientras se mastica, comer muy rápido y en algunas situaciones de estrés o de ansiedad.
  3. De forma secundaria a algunas enfermedades, como la dispepsia, el estreñimiento, la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad diverticular del colón, la enfermedad de Crohn, la enfermedad por reflujo esofágico, la enfermedad celiaca, la intolerancia a la lactosa y también en cuadros de ansiedad y estrés.

Algunos medicamentos pueden favorecer la aparición de gases, como laxantes, estatinas, fibratos, antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos, antidiabéticos orales, edulcorantes artificiales y medicamentos de tipo efervescente.

Son mas frecuentes por la noche, ya que la cantidad de gas va aumentando y tras la cena reducimos nuestra actividad física y la motilidad intestinal se ve reducida y la eliminación de gas se retrasa.

Cuando hablamos de gases, nos referimos a tres posibles trastornos derivados de la acumulación excesiva de gases a nivel del tubo digestivo:

  1. ERUCTACIÓN o la expulsión de aire del estómago por la boca.
  2. FLATULENCIA o la emisión reiterada de gases intestinales por el ano.
  3. METEORISMO, exceso de gases a nivel intestinal que provoca distensión abdominal, hinchazón y sensación de plenitud.

MEDIDAS A TOMAR

TRATAMIENTO NO FARMACOLOGICO

Hábitos. Evitar comer muy rápido y comidas copiosas. No beber directamente de la lata/botella y evitar pajitas. Evitar fumar, comer caramelos y mascar chicle. Evitar situaciones de ansiedad y realizar ejercicio físico que facilita la motilidad intestinal.

Dieta. Limitar alimentos flatulentos (lácteos; vegetales: col y derivados, espárragos, cebolla, zanahoria o apio; legumbres: alubias, garbanzos; frutas: ciruelas, plátanos, uvas pasas). Controlar el consumo de fibra. Suprimir bebidas con gas, y tomar mejor infusión digestiva que café.

TRATAMIENTO FARMACOLOGICO

  • Siliconas (dimeticona, simeticona), que modifican la molécula de gas, favoreciendo su eliminación por las heces.
  • Siliconas en asociación con cleboprida, que aumentan o restauran la motilidad del tubo digestivo y evitan las náuseas y/o vómitos.
  • Siliconas en asociación con metoclopramida, que presenta acción reguladora del funcionamiento motor del tubo digestivo y propiedades antieméticas.
  • Siliconas en asociación con pancreatina (mezcla de enzimas digestivas), disminuye los gases y la pesadez de estómago y mejora las digestiones lentas.
  • Preparados de Carbón (Carbón adsorbente, carbón activado). No se absorben las partículas de gas y se eliminan por las heces.
  • Plantas medicinales, como el hinojo, comino, anís, manzanilla, menta-poleo, hierbaluisa, que tienen acción carminativa, digestiva y antiespasmódica.
  • Probióticos, especies bacterianas (lactobacillus y bifidobacterias) que mejoran la salud intestinal y mejoran la sensación de distensión y flatulencia.

Si padece de estos síntomas e interfieren su bienestar, consulte con el médico.

 

 

 

No Comments

Post A Comment